“Nadie debería morir en el plató”: trágica historia de muertes durante el rodaje

Comparte y dale Like

Las muertes en el plató como la de Halyna Hutchins siguen siendo, afortunadamente, poco frecuentes, pero sólo un director de cine ha sido condenado en Estados Unidos por este tipo de incidentes.

La seguridad en los platós de cine y televisión está siendo objeto de un nuevo examen tras el fatal disparo del actor y productor Alec Baldwin a la directora de fotografía Halyna Hutchins durante la producción de Rust, un western que se está rodando en Nuevo México.

Baldwin, que ha sido interrogado y liberado por las autoridades de Santa Fe, también disparó al director Joel Souza en lo que se ha descrito como un accidente con una pistola de atrezzo.

Souza fue trasladado al hospital, pero los informes indican que ya ha sido dado de alta.

La investigación que está llevando a cabo la oficina del sheriff de Santa Fe se centrará en el tipo de balas utilizadas en la pistola de atrezzo.

Los equipos de filmación y televisión suelen utilizar armas de fuego reales cargadas con balas falsas. Sin embargo, los controles insuficientes hacen que la munición real, o los cartuchos de fogueo que aún contienen carga de pólvora e imprimación, puedan permanecer en el cañón del arma.

Brandon Lee en la película El cuervo (1993), en la que otro actor le disparó mortalmente en el plató. Fotografía: Everett Collection/IBL Bildbyr/Allstar/Buena Vista International

Esta negligencia causó en 1993 la muerte de Brandon Lee, que recibió un disparo mortal a bocajarro en el plató de El Cuervo por parte de su compañero Michael Massee.

Massee no se enfrentó a cargos, pero se retiró de la profesión y declaró que seguía teniendo pesadillas 12 años después. La productora también evitó los cargos y completó el resto de la película utilizando un doble y tecnología digital.

El viernes, un tuit de la cuenta de Lee, que es manejada por su hermana, expresó sus condolencias por las víctimas y sus familias antes de continuar: “Nadie debería morir nunca por un arma en un set de rodaje. Punto”.

Sigue sin estar claro si Baldwin estaba ensayando o rodando una escena en el momento del incidente y, si es así, por qué el arma descargada apuntaba a los miembros del equipo y no a un compañero de reparto. También se ha sugerido que se dispararon al menos dos balas, ya que Hutchins recibió un disparo en el estómago y el director Souza en la cabeza.

El hecho de que un actor hiera mortalmente a un miembro del equipo de esa manera parece no tener precedentes.

La mayoría de los incidentes mortales en los platós han implicado a estrellas de la pantalla o a dobles, y la mayoría de las muertes se han producido en helicópteros.

El accidente mortal más reciente ocurrió a principios de este año, cuando un miembro del equipo se electrocutó en el plató de la película india Love You Racchu.

Tres hombres, incluido el director de la película, murieron en un accidente de helicóptero en 2017 en el set de la secuela del premiado documental Beyond Beauty – Taiwan from Above.

Aparte de Lee y Hutchins, solo una persona parece haber muerto por disparos en el set a manos de un colega: Charles Chandler, un extra en la película de Cecil B de Mille de 1915, El Cautivo, que recibió una bala real de un rifle.

El actor Jon-Erik Hexum murió accidentalmente tras jugar a la ruleta rusa entre tomas en Cover Up, de 1984, mientras que el técnico de sonido Bryce Dion, que estaba realizando un documental llamado Cops, quedó atrapado en el fuego cruzado cuando la policía de Omaha disparó a un atracador en un restaurante en 2018.

El uso de armas de fuego en los platós de rodaje debe hacerse en presencia de un armero, un responsable de seguridad y un coordinador de acrobacias. El equipo y el reparto son informados en múltiples ocasiones, y la policía local y los civiles cercanos también son notificados.

El viernes, el director Ben Rockula pidió que se prohibiera el uso de armas de fogueo. “Son extremadamente peligrosas y, en el mejor de los casos, se comen el tiempo”, escribió.

“Cada vez que hay que rodar una escena con balas de fogueo, se pierden 30 minutos en reuniones de seguridad, en repartir tapones para los oídos a todo el equipo, en colocar plexiglás y madera contrachapada, y así sucesivamente. Hay que hacerlo para evitar tragedias como ésta. Y no siempre funciona”.

Roar, conocida en Hispanoamérica como El Gran Rugido, una película de 1981 en el que resultaron heridos 70 miembros del equipo de filmación. Fotografía: United Archives GmbH/Alamy

Hutchins es el cuarto director de fotografía que muere durante la producción de una película. Conrad Wells fue uno de los 10 miembros del equipo que murieron durante el rodaje aéreo de Tales Hombres son Peligrosos, de 1930; el director de fotografía de el proyecto de La Bruja de Blair, Neal Fredericks, se ahogó después de que la avioneta desde la que él y otros miembros del equipo estaban rodando CrossBones en 2004 se estrellara frente a la costa de Florida. Chan Kwok-Hung también se ahogó mientras realizaba un rodaje acuático para la película Skiptrace de Jackie Chan en Hong Kong en 2014.

Las lesiones son más comunes. El director de fotografía Jan de Bont, que más tarde dirigió Speed y Twister, fue uno de los 70 miembros del equipo que resultaron heridos en el rodaje de la película Roar, de 1981, sobre un defensor de la vida salvaje.

Un león le arrancó la cabellera a De Bont, que necesitó 220 puntos de sutura; la actriz Tippi Hedren también fue mordida en el cuello por un león y se cayó de un elefante, lo que le causó importantes daños en la cabeza y las piernas.

Alrededor de 350 muertes han sido causadas por accidentes sufridos en platós de cine y televisión. Muchas otras se han atribuido a lesiones sufridas o a entornos de trabajo inseguros.

De los 220 miembros del reparto y del equipo que trabajaron en The Conqueror (1956), al menos 91 desarrollaron cáncer y más de la mitad murieron de esta enfermedad. Esto se relacionó con el hecho de que el rodaje tuvo lugar en una zona rural de Nevada donde tres años antes se habían llevado a cabo numerosas pruebas nucleares.

El peor incidente se produjo en el plató de la serie televisiva en hindi de 1989 La Espada de Tipu Sultán, cuando se produjo un incendio en el estudio que causó la muerte de 62 personas del reparto y del equipo. Sanjay Khan, director y protagonista de la película, pasó 13 meses en el hospital, donde fue sometido a 72 operaciones para tratar sus quemaduras.

Rodaje notoriamente peligroso… Fitzcarraldo. Fotografía: Archivo Ronald Grant

Otros rodajes notoriamente peligrosos son Fitzcarraldo, la epopeya de Werner Herzog ambientada en Perú en 1982, que provocó numerosas lesiones y la muerte de varios extras indígenas. Un maderero peruano tuvo que amputarse el pie tras ser mordido por una serpiente venenosa.

Los primeros platós de rodaje solían jugar a las mil maravillas con la vida de sus trabajadores. Un año después de que tres personas murieran y muchas más resultaran gravemente heridas durante la escena de la gran inundación en el Arca de Noé de 1928, se introdujeron normas de seguridad.

Sin embargo, los códigos de rodaje no se revisaron de forma significativa hasta principios de la década de 1980, a raíz de un accidente en el plató de Twilight Zone: The Movie, en el que dos niños y un actor murieron a causa de un helicóptero que volaba a baja altura. El director John Landis fue posteriormente absuelto de su homicidio.

En 2014, se creó el movimiento Safety for Sarah para proteger al personal de producción cinematográfica, impulsado por la muerte de una asistente de cámara en Midnight Rider.

Sarah Jones murió -y otras personas resultaron heridas- por un tren durante el rodaje, en un accidente que se consideró resultado de las acciones inseguras del director y productor de la película, Randall Miller.

Miller se declaró culpable de homicidio involuntario y cumplió un año de cárcel, seguido de nueve años de libertad condicional. Es el único director de cine que ha sido condenado en Estados Unidos por la muerte de un miembro del reparto o del equipo.

Por: Catherine Shoard
Traducido de: theguardian.com

También puede leer:

+ posts

Lo maravilloso de Internet es que, como en ningún otro período de la historia, democratizó el acceso a la información y la cultura. Hoy, cualquiera puede gratuitamente educarse o acceder a una búsqueda ilimitada de conocimiento.

Aquí le traeremos todo tipo de información que circula en la red sobre política, salud, deportes, economía, entretenimiento, ciencia, tecnología y un largo etcétera de temas en todos los renglones del saber.

En una gran proporción vendrá de diferentes medios de comunicación independientes y alternativos de habla inglesa, traducidos por nosotros de una manera libre pero fidedigna.

Respetamos escrupulosamente los derechos de autor, por lo que todas las notas indican fielmente quiénes son sus autores y de dónde fueron tomadas.

Suscríbase
Notificar de
guest
1 Comentario
Más antiguo
Más reciente Más votado
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
Guillermo Realphe F.asombra cualquiera con el avan
Guillermo Realphe F.asombra cualquiera con el avan
1 mes de publicado

Asaltan muchas dudas respecto del tema. Fatal una equivocacion de quien sea responsable