Mr. Robot (Serie en Amazon Prime)

Comparte y dale Like

Esta serie se comenzó a filmar desde el 2015 y termino cumpliendo con cuatro temporadas, la última de las cuales se transmitió en diciembre de 2019, para un total de 45 capítulos.

Lo interesante de la serie, es que no solo trata de varios temas que son de interés general, sino que además logra crear en cada uno de los personajes, un misterio que va haciendo crezca el interés del espectador a medida que se va desenvolviendo la trama.

El personaje principal está a cargo del magnifico Rami Malek (Queen, Papillon, ) que interpreta a un ingeniero de sistemas trabajando para una compañía que maneja y desarrolla sistemas de seguridad de datos para grandes corporaciones.

Una mente maravillosa

Sin embargo, Elliot Alderson, como se llama el personaje en la serie, no es cualquier ingeniero del común; es un personaje complejo que además de su genialidad en el manejo de estos temas cibernéticos, sufre de una condición mental que lo lleva a un permanente dialogo obsesivo compulsivo con él mismo, que hace de cada capitulo algo muy entretenido e interesante.

Es como si el personaje le diera al espectador la llave de su cerebro para, en medio de las alucinaciones y los ataques esquizofrénicos, cuestionarse temas sociales profundos.

Ahora, la serie también aborda de una manera magistral, a mi manera de ver, un tema que no es nuevo, pero que no deja de ser todo un misterio para la mayoría de los mortales, incluso para los más entrenados y sabios genios de la tecnología cibernética y es el tema de los hacker, o piratas informáticos como podríamos llamarlos en español.

El control corporativo

La serie en sus múltiples capítulos no solo aborda estos dos temas, sino que además nos muestra cómo las grandes corporaciones a través de la implementación de diferentes estrategias corporativas, ejercen un control que trae como consecuencia una inequidad y desigualdad que va dejando a una buena parte de la población, sino a la mayoría, convertidos en esclavos de sus propios hábitos de consumo.

Al parecer, al menos así lo plantea esta serie, existen a la par de estas Corporaciones, otras organizaciones que actúan en el anonimato, que luchan por contrarrestar a ese poder económico dominante, y saben que deben reclutar a personajes altamente capaces y con una genialidad igual a la del nivel que manejan quienes trabajan para las Corporaciones, pues entienden que ésta es una guerra que deben librar y para ello, deben entrenarse casi como lo haría un soldado que va a librar batallas en la que estará exponiendo su propia vida.

Esta parte me pareció increíblemente interesante y creativa, pues nos muestra una manera novedosa de emprender luchas para lograr cambios a nivel social, a través de la utilización de los medios cibernéticos.

Nuevas formas de protesta

A lo mejor esa sea la manera mas eficaz de canalizar causas sociales y creo que ya lo estamos viviendo: la protesta en las calles, con megáfono en mano, con cantos y repetición de arengas, reclamando reivindicación de derechos sociales; o tal vez un cambio más a fondo de una práctica que vulnera los derechos de un grupo de la sociedad, nunca va a pasar de moda. 

Sin embargo, circunstancias imprevisibles como esta pandemia que estamos viviendo, hace que mientras sea un riesgo muy alto de contagio estar en contacto directo con otros seres humanos, el teléfono inteligente y el PC, se convierten en una opción que no debemos descartar para hacer sentir nuestra inconformidad y rechazo frente a las arbitrariedades.

No se la pierda, es realmente interesante, entretenida y plantea temas que bien merecen toda nuestra atención.

clarospi@yahoo.com | + posts

Abogada de la Universidad del Rosario; prefiere identificarse como ciudadana del mundo. Vivió siete años en Italia y desde allí recorrió todo el viejo continente. Hoy vive en los Ángeles, California. Experta en temas de inmigración, traductora de documentos legales e interprete oficial.

Pero su verdadera pasión es el cine. Fácilmente es de las que sale de una sala y se mete a continuación en otra. En consecuencia puede mirar una o dos películas diarias, pero lo cierto es que la semana no termina hasta que no haya disfrutado varias veces de su pasión preferida.

Tampoco gusta de ver el séptimo arte en la comodidad de su casa. Disfruta del ritual de hacer fila para entrar a un teatro de pantalla grande, sonido envolvente, cómodas butacas abullonadas y crispetas con gaseosa en el brazo del asiento.

Suscríbase
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios