Imposters

Comparte y dale Like

Una maravilla de historia contada en dos temporadas de 10 capítulos cada una. No es muy reciente, ya lleva su tiempo en Netflix y no por eso pierde interés pues es bastante entretenida y lo va a sacar de la neura en la que vivimos últimamente por el tema de la pandemia.

Quienes la produjeron hicieron algo que, pienso, ha resultado bastante exitoso en los últimos tiempos; y es que han encargado no solo la dirección de cada capitulo sino también el guión a un creativo distinto.

Eso hace que cada capitulo tenga todos los elementos que acompañan una nueva historia y que sirven para mantener la atención y el interés del espectador hasta el final y conectar con el siguiente capitulo.

Entretenida e interesante

Casi en su totalidad, los actores y actrices de esta serie se destacan por su belleza y juventud y un increíble talento que seguramente los perfila como grandes actores de otras producciones futuras.

La historia es tan entretenida como interesante. Plantea cómo: a veces los seres humanos nos dejamos llevar por las apariencias puramente físicas y tendemos a atribuirles virtudes igualmente bellas a personajes que son todo lo contrario.

Los actores y actrices de esta serie se destacan por su belleza y juventud y un increíble talento

Maddie, una de las protagonistas de la serie, es interpretada por la talentosa Inbar Lavi, actriz Israelita; Lavi posee la belleza de una diosa y por eso me dio curiosidad investigar en la mitología griega, cuál pudiera ser la que representa Maddie y la encontré: se llama Apate.

Apate hace parte del ramillete de diosas menos nombradas de la mitología griega; o al menos no tanto como Afrodita, Hera, Némesis, Artemisa y que salió de la Caja de Pandora, como la que representa al engaño, el fraude y el dolor. Es justamente ésta la tarea de Maddie cuando emprende relaciones supuestamente afectivas con sus victimas.

Engañando provincianos

A medida que avanzan los capítulos de la serie, se va develando una trama más compleja que no se reduce simplemente a la astucia de una mujer para engañar “provincianos” en las lides románticas, sino que detrás se esconde toda una empresa criminal muy sofisticada que revela las identidades de personas, que por su condición socio-cultural, sorprende ver implicadas en un delito de esta naturaleza.

Este tema plantea tantos interrogantes como reflexiones. Amerita un análisis más profundo para ver que es lo que hay detrás de decisiones tomadas simplemente por la apariencia física.

Pienso, y no soy autoridad en este tema, que cuando entramos en terrenos afectivo-emocionales somos tremendamente vulnerables, perdemos objetividad y claridad, muy necesarias a la hora de saber a quién queremos tener a nuestro lado.

Vendiendo ilusiones

En ocasiones asumimos una actitud pasiva, ya sea por soledad, baja autoestima, incapacidad para decidir, etc. y nos resignamos a “ser escogidos” en vez de escoger lo que queremos.

Imposters va por su segunda temporada, cada una de 10 capítulos

Casi todos tenemos la intuición de que nos estamos metiendo en arenas movedizas, pero pensamos que es mejor conservar un pedacito de misterio  que mantenga vivo el interés y el desafío en descubrir quién es el otro; mejor dicho, nos fascina cualquier cosa que tenga el potencial de prolongar esa etapa del “encantamiento”, en donde solo queremos ver lo bello y bueno que tiene el personaje y así mismo vender una imagen de algo que tampoco somos, o al menos no el 100% del tiempo.

Ser victima de un engaño da mucha piedra; y si uno se pone a ver en retrospectiva descubre que mientras vivíamos ciertos romances con los ojos vendados y las ganas de que fueran eternos, tipo historia de Disney, eran múltiples las alertas, cual luz de semáforo en amarillo, avisándonos lo importante de poner los pies sobre la tierra y comenzar a ver en blanco y negro, a leer entre líneas, los mensajes pronosticando que algo no cuadraba, que detrás de esa belleza física y sonrisa amplia en realidad se escondía un lobo feroz. ¡Pero somos tercos y nos gustan los atajos!

Conocernos para evitar ser embaucados

La clave para evitar caer en este tipo de situaciones, radica en el auto conocimiento.  Ese trabajo previo de auto análisis que nos toca hacer a nivel personal para ver y entender quiénes somos y qué queremos. A partir de ahí, con virtudes y carencias, aprender a  ser felices sin depender de nada ni nadie.

Una vez alcanzado ese nivel  y con esas certezas, los candidatos indicados llegan, no para llenar vacíos afectivos, hacernos felices o complementarnos, llegan porque ellos también saben lo que son y lo que buscan. El amor es una decisión libre y consciente y nos corresponde a cada uno tomarla.

La serie vale la pena verla, además, porque en medio del caos emocional y económico generado por Maddie y sus secuaces a sus victimas, en algún momento con mucho de comedia y humor negro, la óptica se voltea para plantear que tal vez eso del engaño, de querer venderle al otro, algo que no somos, o no tenemos, puede hacernos pasar rápidamente de embaucado a embaucador.

clarospi@yahoo.com | + posts

Abogada de la Universidad del Rosario; prefiere identificarse como ciudadana del mundo. Vivió siete años en Italia y desde allí recorrió todo el viejo continente. Hoy vive en los Ángeles, California. Experta en temas de inmigración, traductora de documentos legales e interprete oficial.

Pero su verdadera pasión es el cine. Fácilmente es de las que sale de una sala y se mete a continuación en otra. En consecuencia puede mirar una o dos películas diarias, pero lo cierto es que la semana no termina hasta que no haya disfrutado varias veces de su pasión preferida.

Tampoco gusta de ver el séptimo arte en la comodidad de su casa. Disfruta del ritual de hacer fila para entrar a un teatro de pantalla grande, sonido envolvente, cómodas butacas abullonadas y crispetas con gaseosa en el brazo del asiento.

Suscríbase
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios